Pan de tostada


Siempre pensé que para hacer pan uno tenía que tener una mano especial, por ejemplo las manos siempre calientes y mucha fuerza entonces salvo contadas excepciones jamás me atrajo el tema panadero y esa historia se la dejé en la mochila de mi chico, él hace el pan y yo las galletas; hasta el otro día que mientras estábamos haciendo un Skype mi queridísima Mai  me dice, haber haber, espera un poco que tengo que sacar los panes del horno y guauuuuuu estaban geniales esos y otro más que estaba haciendo, entonces le dije de mi teoría que hay gente a la que se le da bien el pan y otras las galletas y me dice: No Vicky lo que pasa es que no tenés paciencia!
Paciencia yo?
Pero si a mi me sobra la paciencia, puedo pintar montones de galletas o bañar cientos de alfajores aunque odie trabajar el chocolate pero en realidad ella tiene razón porque yo al pan no le tengo paciencia, no me gusta amasar muchísimo y el tema de esperar horas a que leude aveces me mata pero por que? por mala organización ya que si uno tiene unos horarios de trabajo fijo y mas o menos sabe en que momentos está en casa, puede uno planear lo mas bien hacer su pan casero.

Y para no seguir dandole vueltas al asunto vamos a la receta.

Para un pan de 24 cm 

Ingredientes:
Masa madre
115 gr de Harina 0 (en Alemania es la 550)
115 gr de Agua (sí son gramos, no está mal, lo pesan en la balanza y ya está)
1 gr de Levadura fresca de Cerveza

Masa completa
460 gr de Harina (la misma que la de la masa madre)
265 gr de Agua
6 gr de Levadura fresca de Cerveza
6 gr de Miel o Azúcar integral
12 gr de Sal
25 gr de Manteca blanda



Preparación:

En un recipiente hondo mezclamos con un tenedor los 115 gr de harina con los 115 gr de agua y el gramos de levadura hasta que queda una masa muy floja mas bien de consistencia medio líquida ,mezclamos bien para que se desarme bien la levadura.
El agua puede estar a temperatura ambiente.
Tapamos el recipiente con el papel film y con mucho cuidado que no entre aire por ningún lado.
Dejamos descansar la masa durante 12 a 20 horas a temperatura ambiente (siempre y cuando esa temperatura no supere los 24 grados de lo contrario habría que trabajar esa masa mucho antes así no se nos transforma en masa ácida)

Una vez que nuestra masa madre está en el estado justo, se la verá llena de burbujas y por lo menos con el doble del volumen original, le agregamos el resto de los ingredientes, todos a la vez y si tenemos un robot de cocina o amasadora lo dejamos a velocidad baja durante 5 minutos hasta que se integran bien todos los ingredientes, después subimos la velocidad y dejamos amasar 7 minutos más o hasta que la masa se despega de la pared del recipiente.
Volvemos a tapar con papel film y lo dejamos leudar 2 horas , también aquí tiene que duplicar el volumen.
 Si no tienen  robot de cocina se lo puede amasar a mano, pero a mi la verdad es que esa parte no me gusta, lo hice una sola vez y si les soy sincera le pasé la masa a mi chico mientras estaba entretenido viendo una película y le dije, amasare un poquito que ya vuelvo y por media hora desaparecí de casa (táctica aprendida de mi santa  madre como ella se autodenomina y que la verdad da muy buen resultado y si no me creen le preguntan a ella!)

Cuando nuestra masa ya nos está llamando a gritos pelados para que demos el próximo paso, espolvoreamos la mesa con harina y amasamos por última vez tratando ya de formar un cilindro que colocaremos en un molde de budín de unos 24 cm de largo que esté cubierto con papel manteca o enmantado y enharinado.

Dejamos leudar dos horas más o hasta que la masa duplicó su volumen.

Calentamos el horno a 250 grados.
Una vez que la masa está lista cortamos con un cuchillo muy filoso o mejor un bisturí a lo largo solo un poquito, unos 5 o 10 mm de profundidad para que el pan salga con una linda forma.

Ni bien metemos el pan el horno tiramos un chorro de agua en el piso del horno si no tenemos un horno especial con vapor y horneamos de esa forma durante 5 minutos. Pasados los 5 minutos bajamos la temperatura a 200 grados, abrimos rápido la puerta del horno para que salga el vapor que quedó  (uno o dos segundos solamente) y horneamos 45 minutos mas. 
Cuando pasa ese tiempo rociamos el pan con un poco de agua o lo pintamos rápidamente, el agua se evaporará en cuestión de segundos, no puede quedar mojado.
Sacamos del molde y dejamos enfriar sobre una rejilla.



Y colorín colorado, este cuento se ha terminado!

Mirá Ma, yo me lo como con la mermelada de mis Stachelbeere que vos me podaste... nooooo cierto que esa planta no sobrevivió, jajaja
Bueno ahora tenes la receta en mano, mañana mismo quiero ver tu pancito!

Besitos, espero que les guste.

2 comentarios

  1. Vicky! pero que sabía que eres! jamás nada pasa sin ser reflexionado y eso es como saborear un alfajor que una vez engullido, si se tiene paciencia de esperar antes de coger otro, uno se relame alargando el disfrute... así es como funciona tu cabecita engalletada :-)

    Yo, que también tiendo a ser una retorcida metal, me he preguntado por la cara de Alex al ver que habías hecho un pan tan hermoso. ¿Qué dijo? ¿se o podía creer? ¿nacieron los celos por esa miga tan preciosa? y apartir de ahora ¿quién amasará? ¿habrá turnos? ¿revueltos?

    Toda una nueva exploración científica acaba de nacer. Cómo en el hogar de los mordiscos engalletados se leudará el pan... deseando saber más del experimento :-)

    Te quiero mucho Vicky!

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja Así es mi querida Mai las reflexiones skyperas son muy importantes por lo visto.
    Alex está alucinado, ya me dijo, vamos a tener que tener doble los cuencos para que descansen las masas y también vamos a tener que buscar ayuda externa para que alguien consuma semejante producción, pero la verdad en lo que mas quedamos admirados fue en la poco levadura que se necesita para lograr así un pan. Realmente estoy pensando en hacer una ficha para dar turnos a ver quien tiene acceso al horno ya que hasta los chicos vieron que no está nada difícil y dijeron que ellos también lo intentarían (un problema cuando estos chicos ya crecen y se dan cuenta del poder que tiene un horno y unas harinas)!
    jajajajaja tantos misterios por resolver en este pequeño mundito....
    Ahora no queda más remedio que seguir experimentando realmente en el sector panaderil y ver que nos depara el futuro.... bueno ya lo estoy viendo, mi culo está creciendo a pasos agigantados!

    Te quiero mi hada magica!

    ResponderEliminar