Scons de Ruibarbo y Frutillas


Querido blog como me gustaría tener la constancia de sentarme mas seguido a escribirte, recetas no me faltan, experimentos sobran pero aveces solo me falta la luz o las fuerzas para armar toda la historia que está detrás de cada receta, por eso te pido mil disculpas y sobre todo a mi querida Mai que con todo el amor del mundo te decoró, te puso color y la calidez que necesitabas para hacerme feliz. 
Pero aprovechando que hoy me pasé el día pensando en vos salí a dar una vuelta por la huerta y tuve la suerte de poder cosechar unas frutillas maduras,( que sobrevivieron a pesar de tanta lluvia) y los últimos tallos de ruibarbo, digamos que son unos scons para despedir la temporada ruibarboril!

Ingredientes:
450 gr de Harina común
1 cdita de Polvo de hornear (levadura royal)
1/2 cdita de Bicarbonato de Sodio
1 pizca gorda de Sal
Ralladura de un cuarto de Limón
125 gr de Manteca fría
1 Huevo
150 ml de Crema ácida (o crema de leche común con una cda de jugo de limón)
225 gr de Frutillas
225 de Ruibarbo
1 Cda gorda de Almendras fileteadas 
2 cdas de Crema de leche
2 cdas de Azúcar para espolvorear


Precalentar el horno a 200°

Procedimiento:

Pelar el ruibarbo y cortar en dados chicos de un cm y las frutillas en cuartos, agregar la ralladura de limón y reservar.



Tamizar el harina con la sal, el bicarbonato, el polvo leudante, agregar el azúcar y mezclar; agregar la manteca fría cortada en dados y unir todo que quede como arenilla, agregar la crema con el huevo y mezclar todo rapido, solo que se integre todo, no amasar mucho, queda una masa pegajosa y que se desarma entonces ahí agregamos la fruta y tratamos de unirlo todo, lo mejor es hacerlo con la batidora pero con los palitos de amasar, un ratito nomás o unirlo con una cuchara de madera si no tenemos ganas de sacar el batidor. 

En la mesa de trabajo espolvoreamos con bastante harina y volcamos la masa, la unimos lo mejor posible y espolvoreamos con las almendras y el azúcar entonces ahí estiramos con el palote para que nos quede de unos 2 a 3 cm de espesor, cortamos en cuadrados o triángulos y con la ayuda del cuchillo los transportamos a la placa del horno que estará cubierta con papel para hornear.


Una vez en la placa le rociamos un poco de crema de leche.


Horneamos unos 30 a 35 minutos, hasta que estén bien doraditos.


Cuando salen del horno lo pasamos a la rejilla y mientras se van entibiando vamos poniendo la pava para prepararnos un rico té, buscando un buen libro y una linda musiquita... y ahora a disfrutar de la hermosa tarde!

Querido blog, espero visitarte mas seguido, pero por ahora me despido.

ahhhhh recuerden que pueden consumir el ruibarbo fresco hasta el 29 de este mes, después no nos queda otra que cortarlo todo y transformarlo en mermeladas o congelarlo.


4 comentarios

  1. Respuestas
    1. Y está muy fácil de hacer Simone, gracias por tu visita!

      Eliminar
  2. Gracias a tu ruibarbo y a tus fresas -perdón, frutillas- y a tu genio que te impide aplatanarte y dejarte llevar. Gracias a ese ingenio que tienes para ser siempre original y humana y ... já! por tus scons! que desde luego tienes un par de ellos bien puestos. Aupa Vicky! que no hay galleta que tu no bordes en la vida. Eres genial! un besazo. Te quiero mucho

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mai me decis cosas que hacen que me ponga colorada. Te quiero y siempre agradezco tenerte!

      Eliminar