Dundee Cake (Pan de frutas escocés bien borrachito)


... y ya estamos de nuevo en diciembre y la gente se empieza a poner nerviosa, se vienen las compras compulsivas como si se fuera acabar el mundo y yo me atrinchero en mi cocina, prendo el horno y no lo apago más!
Bienvenido diciembre, mes mágico y dulce.

Hoy vengo con una versión muy parecida a la torta Galesa, pero esta está bañadita en Whisky y no está cubierta con masapan, la tapa es con la almendras y tambíen se la puede guardar por muuuuuuucho tiempo.

Vamos a la receta

Ingredientes:

100 gr de Pasas de uvas rubias
100 gr de Pasas de cranberries
100 gr de Pasas de ceresas o pasas de uvas corintos
50 gr de Naranja o limón o quinotos confitados
6 o 7 cdas de Whisky (bueno si caen un par de cucharadas de más no creo que nadie se nos ofenda)
1/2 Naranja (el jugo) y la cáscara rallada
1 Cda de Agua
110 gr de Manteca blanda
120 gr de Azúcar integral morena (yo uso Jacutinga)
200 gr de Harina
2 cditas de Polvo de hornear
1/4 cdita de Sal
3 Huevos
5 cdas de Leche

2 cdas de Almendras peladas para la decoración


Preparación:

Cortamos los quinotos confitados en trozos chicos y junto con el resto de las frutas los emborrachamos bien con el whiky y la cda de agua por un par de horas o mejor durante toda la noche .
Calentamos el horno a 240°
Preparamos un molde pintándolo con un poco de manteca derretida y con papel manteca, el papel tiene que estar unos 2 o 3 cm mas alto que el borde del molde.

Batimos bien la manteca con el azúcar, la sal, la ralladura de naranja  y vamos agregando de a uno los huevos, la leche, el jugo de naranja y por último la harina tamizada con el polvo de hornear. Agregamos la fruta y una vez que tenemos todo bien incorporado lo vertemos en el molde.
Con cuidado y sin apretar mucho distribuimos las almendras, si hacemos mucha presión se hundirán al hornearse.
Horneamos 5 minutos a 240° y bajamos la temperatura a 180° y horneamos 40 minutos más.
Las temperaturas son con la función de calor de arriba y abajo, si lo hicieran con ventilador entonces tienen que bajar la temperatura 20 °
Una vez fuera del horno pincelamos bien con whisky y dejamos enfriar media hora en el molde antes de pasarla a la rejilla para terminar de enfriar.
Esta es una de esas tortas que a medida que pasan los días se va poniendo mar intenso el sabor pero también se la puede comer recién hecha.
Yo guardé la mía en un tupper cerrado herméticamente y mi amiga Guada me dijo que cada semana tengo que alimentarla con Whisky así que hasta que lleguemos a navidad va a ser una bomba biiiiiiien borrachita y todos las que la prueben van a quedar contentitos.
Para los que no les gusta borracha se la puede embeber con sirope de naranja y las frutas se hincharían solo con agua


Con esta bomba calórica me despido por unos días y mientras tanto me pongo a hacer gimnasia como loca antes que se termine el año y mis metas de año nuevo no se hayan cumplido!
Hasta prontito queridos amigos.

0 comentarios

Publicar un comentario