Pan integral de espelta


Casi casi llegamos al tercer mes del año, pronto podremos volver a preparar nuestra canasta del picnic , llenarla de cosas ricas y buscar la sombra de nuestro árbol favorito o buscar uno nuevo en donde pasar horas de charlas o simplemente soñando.
Ayer volvía del trabajo y miré en dirección a ese árbol tan querido en donde pasé momentos inolvidables como uno en especial a donde estuve involucrada en una orgía con un personaje muy seductor y vi que me tiraron el árbol, solo quedaban las huellas de la carnicería , aserrín desparramado por todas partes y un pedazo de tronco en el que se veía que el pobre había resistido mucho pero era claro que estaba enfermo.
Como me dolió ver ese agujero. Sabía que en algún momento pasaría porque está al lado de las escuela y en ese prado juegan los niños a la pelota o se refugian del sol y si había viento corría peligro que se cayera, todo eso lo sé pero lo mismo me dió esa puntadita en el corazón. Será que el frío me está afectando el cerebro? O que me estoy poniendo vieja y sensible? O será que siempre fui así ? No sé, no importa, lo importante es llevarlo en el recuerdo, reponernos pronto a las angustias y la mejor manera que conozco es hornear.
Vamos a por este pan!


Ingredientes:

Masa madre
150 gr de Harina integral de espelta
15 gr de Levadura fresca de cerveza
200 ml de Agua tibia

Masa principal
250 ml de Agua tibia
450 gr de Harina integral de espelta
2 cditas de Jugo de limón
1 cdita de Miel
50 gr de Semillas de lino trituradas
15 gr de Sal marina

Decoración
25 gr de Copos de avena


Para hacer la masa madre ponemos en un recipiente profundo la harina y agregamos el agua con la levadura previamente disuelta, mezclamos bien con una cuchara de madera y tapamos con papel film para que no entre aire. Dejamos descansar 12 horas a temperatura ambiente.

Pasadas las 12 horas agregamos a la masa madre el resto de los ingredientes y amasamos en la maquina 5 minutos o 10 minutos a mano. Es una masa pegajosa pero no es difícil de amasar. Tapamos bien y dejamos descansar una hora.

Con un papel manteca forramos un molde de budín o si no tienen papel lo enmantecamos y enharinamos.
Amasamos un poco la masa para sacarle el aire, un ratito nada más y lo colocamos en el molde( el mío es de 28 cm de largo), lo ponemos dentro de una bolsa plástica o tapado con papel manteca durante dos horas en la heladera.
Pasadas las dos horas lo espolvoreamos con los copos de avena y lo colocamos en el horno que NO está previamente calentado, así frío nomás es como lo necesitamos. Encendemos el horno a 225° sin aire, solo calor de arriba y abajo y lo horeros unos 40 a 45 minutos.
Cuando está cocinado lo dejamos enfriar en una rejilla y a disfrutarlo.


Es un pan muy noble, al llevar masa madre y poca levadura, dura mucho tiempo fresco, siempre y cuando esté bien tapado con un paño limpio y seco.

En mi horno entran 3 panes a la vez así que solo triplico la masa y una vez fríos los panes, los corto en rebanadas que quepan en la tostadora y los mando directo al freezer.

Y ahora solo ruego que este frío siberiano pase pronto así desempolvo mi canasta y pongo este pan, unos quesos y una rica mermelada dentro.

Hasta pronto mis queridos amigos.

0 comentarios

Publicar un comentario