Empanadillas de Cayote


Hace unos días cuando hice el dulce de cayote con nueces me preguntaba como hacer para que los suizos prueben este manjar, está claro que si se los sirvo en un plato me dirian:"no gracias, yo no como dulces", porque desde chicos les lavan el cerebro con que los dulces son malos para los dientes y que el seguro de salud no cubre el dentista..., pero bien que cada vez que hago alfajores de chocolates llenos de dulce de leche, desaparecen, así que decidí hacer las empanadillas de Cayote. Las empanadillas son las masitas que se hacen en el norte de Argentina, no se las consigue en todos lados, solo en las casas de regionales y lo entiendo, lleva un tanto de trabajo, pero es un pecado no probarlas, son alucinantes y me parece que es una obligación de parte de los anfitriones norteños que cada vez que lleguen los turistas les ofrezcan estas masitas, generalmente les invitamos asados, o locro o un buen choripan, pero nunca unas empanadillas o alfajores de miel o un buen dulce de lima... me dí cuenta de este error  porque hace mas de trece año que conozco a mi chico y NUNCA le había siquiera hablado de las empanadillas, malo, muy malo!
Bueno, ya revertí la situación y la verdad es que dio el resultado deseado.

Ingredientes:
70 gr de Grasa de vaca (yo usé de cerdo) derretida, pero no líquida, tiene que enfriarse y casi volver a solidificar.
110 gr de Manteca 
2 Yemas
2 cdas de Licor de anís 
1 cdita de semillas de Anís (a las semillas las ponemos unas horas en el licor para que se ablanden)
50 cm3 de Agua 
400 gr de Harina común
1 pizca de Sal
1 cdita de Polvo de hornear

Dulce de cayote
2 cdas de Licor de anís

5 cdas de Azúcar impalpable
2 cdas de agua 
1 cdita de jugo de Limón
Armado:
Calentamos el dulce con el licor por dos minutos y dejamos enfriar muy bien.
Batimos bien todos los líquidos (yemas, grasa, manteca, licor, semillas), menos el agua. Hacemos una corona de Harina con la sal y el polvo de hornear y ponemos los líquidos en el centro, con una cuchara de madera empezamos a unir y vamos agregando el agua de a chorritos, formamos una masa suave, pero para nada amasada porque no son empanadas de verdad, solo es una masa tipo de galleta y si amasamos demasiado, parece que a las empanadillas les dio acné. Dejamos descansar media hora.
Precalentamos el horno a 190°
Estiramos la masa súper finita y cortamos circulitos no muy grandes, pero tampoco mínimos, 6 cm de diámetro mas o menos, rellenamos con un poquito de dulce y pintamos el borde de medio círculo con agua, cerramos bien apretando los bordes y si son mas pacientes que yo pueden repulgar (odio el repulgue, no me sale!), ni se preocupen si se les abre mientras que se cocinan, a mi me gusta verlas un poquitito abiertas, que se vean caseras y no perfectas.
Horneamos por 20 minutos hasta que apenas se doren, no esperen que sean doradas intensas porque si no la masa se pone amarga.
Disolvemos el azúcar impalpable con el jugo de limón y el agua. Una vez que las empanaditas están frías, las pintamos.
Ahora sí creo que lo único que me falta por hacerlos probar a mis suizos es el dulce de zapallo en cascos, esa me queda pendiente quizás que para el próximo año!
Espero que los comedidos prueben de hacer estas masitas, estoy segura que para los que no las conocen se van a llevar una muy agradable sorpresa!






2 comentarios

  1. guarden uno para la catación, seguro estan deliciosos, pero hay que comprobarlo!
    cariños!

    ResponderEliminar
  2. ... Las tuyas te están esperando!!!

    ResponderEliminar