Laufabraud, Pan de navidad Islandés



En el verano, cuando estuve en Islandia, lo primero que hice fue comprarme un libro de cocina típica y lo que mas me llamó la atención fue este pan, así que me puse manos a la obra y sin hablar una palabra de islandés me tomé el trabajo de romperle la paz a los que se me cruzaban para que me explicaran que cosa era eso y como se hacia. A medida que pasaron los días y descubriendo como viene la mano con esta cultura, pude lograr que me pasaran la dirección para poder comprar ese dichoso instrumento  con el que se crean las figuras de tan especial pan... buen chasco me di cuando por fin llegué a esa ciudad y no solo estaba cerrado el negocio, si no que al fin que logré que lo abrieran para mí, la simpática mujer me comunicó que no pensaba venderme ningún aparatito, primero porque no era navidad y segundo porque los que tenía no estaban bien filosos... casi me muero de una ataque al hígado, y creo que la sabia vendedora pudo adivinar mis pensamientos, porque dos segundo después de darme la mala noticia, empezó a sacar todos los aparatitos que tenía para demostrarme que era verdad lo que me decía... a todo esto yo ya había dado media vuelta a la isla y por todos lados me aparecían esas figuras, y yo que contaba los segundos para tener esa "preciosa pieza" en mis manos. En fin, que después de hora y media de tranza, explicaciones, extorsiones y por poco llanto, salí de ese lugar solo con uno en mi poder y el de la medida mas chica, pero con el juramento de volver alguna vez en mi vida para navidad y desvalijar ese lugar...
...este es el negocio, si alguien quiere la dirección, me la piden a mí que es mas fácil que lograrla de manos islandesas..., aunque me imagino que están pensando que solo a las locas como a mí se le ocurriría hacer un pan "bordado"...
... pero ni yo estoy tan loca, ni el pan es tan difícil como parece..., en realidad la tradición ahí, es que todos participan haciéndolo, es como aquí la cultura de hacer galletas, se involucra toda la familia y en realidad es bastante divertido y una vez terminado se puede decir que uno come con mucho orgullo su hermoso pan!

Ingredientes:
2 y 1/2 dl de Leche
1 Yema
2 cdas de Azúcar
1/4 cdita de Sal
25 gr de Manteca
1/2 cdita de Polvo de hornear
1 pizca de Bicarbonato de amonio
500 gr de Harina
Aceite para freír 
Preparación:
Calentar la leche con la manteca, el azúcar, la sal y la yema y mezclar constantemente hasta que casi  largue el hervor, retirar inmediatamente del fuego y seguir mezclando un ratito más. En un recipiente tener ya la harina con el bicarbonato y el polvo de hornear bien mezclados y agregar en caliente la preparación líquida, uniendo con una cuchara de madera todos los ingredientes, amasar hasta que se forme una masa suave y elástica, envolver bien para que no le entre aire y dejar enfriar en la heladera.
Ahora se cortan bolitas y se estiran hasta que la masa quede transparente que se vea el dibujo de la mesa. En Islandia los mas chiquitos usan unos moldes para seguir el dibujo, como estos:

... que pena que no pude descolgarme ninguno de esos... el problema es que eran de un museo..., pero ganas no me faltaron!
Pero ahora seguimos con la receta...
Cortar la masa del tamaño de un plato de poste, ellos la corta con el corta pasta para ravioles, para que hasta el borde quede con dibujos, yo no tenía, así que me conformo con el cuchillo sin sierra, y trasladar a una tabla de apenas con harina. Pasar el rodillo apretando bastante y levantar las "V" una si y una no, una vez realizado este proceso, presionar bastante con el dedo para que se peguen a la "V" que quedó debajo, también se puede utilizar un cuchillo en punta pero sin sierra formando dibujos de "V", levantar y pegar. A medida que se van haciendo, se van tapando con un plástico para que no se seque la masa y se los fríe en aceite bien caliente. Allá se los come de acompañamiento de las carnes, pero cuando lo probé me di cuenta que es la misma galleta que aquí se hace para el carnaval que se llaman Fasnachtschüèchli (tortitas de carnaval) y que se les espolvorea azúcar impalpable. Que horror, después de esperar tanto tiempo para poder hacerlas, que sea lo mismo que se consigue aquí en cada supermercadooooo, pero sin dibujito, claro!


Cuando volví de las vacaciones súper alterada, les mostré a mis amigas el tesoro que había descubierto y sus reacciones fueron:
- Amiga n° 1 (palabras textuales): ni en pedo te ayudo!, a lo sumo, te cebo mate!!!
-Amiga n° 2 (palabras textuales): avisame cuando las haces, para no pisar tu casa!!!

... y así termina el cuento viruento viruento, de pico picotuento, de pomporera...










10 comentarios

  1. Que maravilla de post, me ha encantado tus fotos, tu receta y sobre todo tu explicación y desde luego hija que amigas que tienes jejeje.Un saludo y aprovecho para felicitarte las fiestas.

    ResponderEliminar
  2. me encantoo, el asunto de ese pan tejido!! q laburito, suerte que tenés ayudita!!
    me mandaste esta direccion para que prolijamente copie la receta y lo haga???? que sos de la YAYI??

    ResponderEliminar
  3. Hola Artesana, muchísimas gracias por tus comentarios y yo también espero que pases muy felices fiestas!
    Gracias por leerme!!!
    Besotes
    Vicky

    ResponderEliminar
  4. Ferrrrrrr??????????, Noooo, no espero que las hagas, aunque sin hacerle dibujos es re fácil y salen un montón!

    ResponderEliminar
  5. Vaya pinche que tienes,todo un lujo!!!! los panes me han parecido muy originales!!! besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Milu, me costó bastante conseguir el aparatito, pero creo que la vendedora se quería deshacer de mi lo mas rápido posible, jajaja. Besotes!

      Eliminar
  6. He caido por aquí de casualidad y me gusta lo que haces: a ver si me lanzo con la repostería.
    Ya tienes una seguidora mas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Doris, me encanta que te quedes por aquí!
      Besitos!!!!

      Eliminar