Zwetschgenwähe o Tarta de Ciruelas


Terminaron las vacaciones y yo contentita esperando el regreso de mis queridos vecinos de Croacia. Cada fin de verano vienen cargados con un canasto gigante de ciruelos dulces llenos de sol y con sabor a dolor de panza, te comes una y no se puede parar...

Esta tarta es típica de aquí, no está nada fácil aprender a pronunciar esta palabra, yo personalmente la aprendí en el momento oportuno; en un café donde la chica que servía no estaba dotada del don de la simpatía y yo leyendo un cartel a lo lejos y soltando todo el aire que había logrado tomar para poder pronunciar la palabra la pude decir a la perfección y con un volumen un tanto elevado para el oído humano " ZWETSCHGE", la pena que el resto de los clientes dieron una carcajada voluminosa y mi chico quedó helado! ( lo que yo no sabía es que se les dice ciruela a las personas bastante antipáticas ), pobre la camarera, creo que pensó que se lo decía de corazón a ella y al darse la vuelta con toda la furia del mundo y comenzar a encararme pude ver como mi héroe se levantaba a defender a su amada guerrera... les aseguro que no me quedaron ganas de andar practicando palabritas en público.

Ingredientes:

Para la masa:
200 gr de Harina común
1 pizca de Sal
75 gr de Manteca fría
1 cda sopera bien cargada de Azúcar
1 pizca de vainilla en polvo o esencia
5-6 cdas de Agua helada

Para el relleno:
3 cdas de Almendras trituradas (o cualquier otra nuez)
1 1/5  dl de Crema de leche líquida
2 o 3 cdas de Azúcar (yo sólo usé una)
1/2 cdita de Vainilla en polvo
1 pizca de Canela (yo le puse una pizca gordita)
2 huevos chiquitos
1 cdita de Maizena

 1 manojo bien grande de Ciruelas 

Preparación:

Enmantecar y enharinar una tartera de unos 32 cm ø.

Poner en un bols todos los ingredientes para la masa menos el agua, con los dedos ir uniendo la manteca con los secos hasta que se desmorona toda la manteca y quedan muchas pelotillas, agregar el agua helada y unir rápido formando una masa no muy trabajada, la ponemos en una bolsita plástica a descansar en la heladera.

Prender el horno a 200°.

Batir los huevos con la crema, las especias, el azúcar y la maizena.
Descarozar las ciruelas.
Estirar la masa bien finita, desparramar las almendras (esto no es para darle sabor, es solo para que cuando las ciruelas suelten el jugo la masa no lo absorba). Distribuir las ciruelas, aquí se las hace con las ciruelas panza para arriba, a mi personalmente no me gusta la apariencia final por eso yo hago que mis ciruelas duerman la siesta mientras se dan su baño de calor.
Una vez acomodadas toda la fruta, rociamos con el líquido con cuidado porque si lo hacemos a lo bruto las ciruelas comienzan a nadar y se nos desarma todo el trabajo de la acomodadita!!!

Horneamos 35 a 40 minutos aproximadamente y en la rendija mas baja del horno así logramos un piso crujiente.

Si les da tiempo una vez fuera del horno se la puede rociar con azúcar impalpable, pero si tienen un héroe salvavidas rondando la cocina, olvídense del último paso y de las fotos que tenían ganas de sacar.
Espero que la disfruten.
Besitos