Hola amigos, en que andan?, yo como siempre metida en un montón de aventuras y la que me tiene más entretenida últimamente es estar experimentando con la levadura, así que como estos bollitos se han vuelto los favoritos de la casa ahora están destinados a ser el quita hambre de los recreos. 
Fáciles, rápidos y deliciosos, el éxito asegurado para los mas chiquitos de la familia y a los grandes ni les damos de probar ya que pueden llegar a ser adictivos!


Ingredientes:

Masa madre
85 gr de Harina de trigo integral
85 gr de Agua
1 gr de levadura fresca

Además
100 gr de pasas de Cranberries o de uvas
250 gr de Leche entera
330 gr de Harina común de trigo (o espelta)
5 gr de Levadura fresca
7 gr de Sal
35 gr de Manteca (mantequilla) 
17 gr de Azúcar negra

1 Huevo (solo para pintar)

Procedimiento:

Mezclar los ingredientes de la masa madre con una cuchara y dejar en un recipiente profundo y bien tapado durante unas 10 a 15 horas.

2 a 5 horas antes de comenzar con la preparación completa de los bollitos vamos a poner las pasas de cranberries a remojar en la leche, las ponemos en la heladera. Pasado este tiempo colamos las pasas y reservamos, a la leche la vamos a usar, ni se les ocurra tirarla o tomársela!

Mezclamos la masa madre con la leche que entibiamos a 30° y la harina, todo este proceso lo hacemos con una cuchara de madera o como yo en la amasadora o maquina del pan, lo dejamos media hora y agregamos el resto de los ingredientes (menos los cranberries ) primero amasando 2 minutos a velocidad mínima hasta que se integre todo bien y después subimos la velocidad y amasamos durante 7 minutos, agregamos las pasas y le damos un minuto más o hasta que la masa se despega de las paredes del recipiente, no agregamos más harina porque no la necesita, en todo caso seguimos amasando si no está una masa lisa.
Dejamos leudar durante una hora y media.

Ahora dividimos la masa en 9 partes iguales de unos 92-95 gr y armamos nuestros bollitos, los dejamos que dupliquen su volumen unos 60 minutos mas o menos, si vemos que quedan pasas salidas mejor sacarlas xq se quemarían y quedarían amargas. 

Calentamos el horno a 230° pero cuando metemos los panes bajamos la temperatura a 200° y con una jeringa cargada con agua le tiramos al piso del horno así produce un poquito de vapor.
Horneamos unos 20 minutos .


Y aunque tu peque diga que solo quiere llevar dos pancitos a la escuela está bien ponerle dos más de reserva, que una vez que habrá su bolsita será perseguido por los compañeritos hambrientos!

Y como dijo mi querida amiga Mai, el secreto del buen pan es solo tenerle paciencia!
Que los disfruten!



Bueno, si les digo que me gusta más comprar cortantes de galletas que ropa, me creen?
Pues sí y les aseguro que no soy la única loca de ese club, conozco vari@s con la misma debilidad. 
Y por qué me gusta más un molde que un jeans? Pues muy simple, porque no me lo tengo que medir, es mas fácil, son re tiernos y se pueden lograr unas galletas simples pero hermosas.
Pero aveces uno de estos cortantes aunque parezcan de lo más tiernos y dulces te pueden llegar a dar un gran dolor de cabezas si no le sabes el secreto para usarlos y ahora lo vamos a ver.

Ingredientes:

225 gr de Harina común
200 gr de Harina de Espelta
1/2 cdita de Sal
250 gr de Manteca temp. ambiente
100 gr de Azúcar morena
100 gr de Azúcar común
1 Huevo
1 Yema
1 Vainilla (las semillas)
1 la cáscara entera de una Lima o un Limón 

1 Clara
1 cdita de Azúcar
1 pizca grande se Sal

Batimos la manteca con la sal y el azúcar hasta que esté bien cremosa, agregamos el huevo y la yema y batimos hasta integrar bien, ponemos las semillas de la vainilla, la ralladura de la lima y la harina y mezclamos hasta formar una masa lisa, que no quede nada de grumos de harina.
La masa estará muy blanda y parecerá bastante húmeda, como que le falta harina, por favor no le agreguen más, así está bien.
Colocamos la masa en una bolsita plástica y llevamos a la heladera un mínimo de cuatro horas o que quede hasta el otro día.

Cuando la masa esté bien fría precalentamos el horno a 200°.

Batimos la clara con la cdita de azúcar y la sal y reservamos.

Espolvoreamos bien con harina la mesa y nuestra masa y la estiramos de un máximo de 5 mm (yo la estiré de 4 mm) de espesor y ahí está el secreto, no hay que hacer galletas gordas si no nuestro cortante (bueno los dibujos interiores de nuestro cortante) perforan la masa en vez de tan solo marcarla y se nos quedarían restos en los orificios pequeños del mismo complicándonos la vida para sacarlos.


El otro secreto para que nuestra galleta caiga a la placa del horno sin romperse es que cada vez que vamos a cortar una galleta, lo untamos al cortante con harina así se desprende más fácil y por último, a mi me costó bastante las galletitas del zorrito así que con una cucharita yo golpeé el moldecito con varios golpecitos para que la masa caiga suavemente y yo no se me queden las galletas sin orejas o sin cola.

Una vez cortadas las galletitas las pintamos con la clara y horneamos unos 10 a 14 minutos, dependiendo del tamaño de la galleta, hasta que estén doradas.
Después las dejamos enfriar en la rejilla y ya están, nuestras deliciosas y dulces galletitas.

Si queremos usar estas galletas para decorar con glasé real, por favor no las pinten con la clara.
Eso es todo por hoy!
Besitos

Siempre pensé que para hacer pan uno tenía que tener una mano especial, por ejemplo las manos siempre calientes y mucha fuerza entonces salvo contadas excepciones jamás me atrajo el tema panadero y esa historia se la dejé en la mochila de mi chico, él hace el pan y yo las galletas; hasta el otro día que mientras estábamos haciendo un Skype mi queridísima Mai  me dice, haber haber, espera un poco que tengo que sacar los panes del horno y guauuuuuu estaban geniales esos y otro más que estaba haciendo, entonces le dije de mi teoría que hay gente a la que se le da bien el pan y otras las galletas y me dice: No Vicky lo que pasa es que no tenés paciencia!
Paciencia yo?
Pero si a mi me sobra la paciencia, puedo pintar montones de galletas o bañar cientos de alfajores aunque odie trabajar el chocolate pero en realidad ella tiene razón porque yo al pan no le tengo paciencia, no me gusta amasar muchísimo y el tema de esperar horas a que leude aveces me mata pero por que? por mala organización ya que si uno tiene unos horarios de trabajo fijo y mas o menos sabe en que momentos está en casa, puede uno planear lo mas bien hacer su pan casero.

Y para no seguir dandole vueltas al asunto vamos a la receta.

Para un pan de 24 cm 

Ingredientes:
Masa madre
115 gr de Harina 0 (en Alemania es la 550)
115 gr de Agua (sí son gramos, no está mal, lo pesan en la balanza y ya está)
1 gr de Levadura fresca de Cerveza

Masa completa
460 gr de Harina (la misma que la de la masa madre)
265 gr de Agua
6 gr de Levadura fresca de Cerveza
6 gr de Miel o Azúcar integral
12 gr de Sal
25 gr de Manteca blanda



Preparación:

En un recipiente hondo mezclamos con un tenedor los 115 gr de harina con los 115 gr de agua y el gramos de levadura hasta que queda una masa muy floja mas bien de consistencia medio líquida ,mezclamos bien para que se desarme bien la levadura.
El agua puede estar a temperatura ambiente.
Tapamos el recipiente con el papel film y con mucho cuidado que no entre aire por ningún lado.
Dejamos descansar la masa durante 12 a 20 horas a temperatura ambiente (siempre y cuando esa temperatura no supere los 24 grados de lo contrario habría que trabajar esa masa mucho antes así no se nos transforma en masa ácida)

Una vez que nuestra masa madre está en el estado justo, se la verá llena de burbujas y por lo menos con el doble del volumen original, le agregamos el resto de los ingredientes, todos a la vez y si tenemos un robot de cocina o amasadora lo dejamos a velocidad baja durante 5 minutos hasta que se integran bien todos los ingredientes, después subimos la velocidad y dejamos amasar 7 minutos más o hasta que la masa se despega de la pared del recipiente.
Volvemos a tapar con papel film y lo dejamos leudar 2 horas , también aquí tiene que duplicar el volumen.
 Si no tienen  robot de cocina se lo puede amasar a mano, pero a mi la verdad es que esa parte no me gusta, lo hice una sola vez y si les soy sincera le pasé la masa a mi chico mientras estaba entretenido viendo una película y le dije, amasare un poquito que ya vuelvo y por media hora desaparecí de casa (táctica aprendida de mi santa  madre como ella se autodenomina y que la verdad da muy buen resultado y si no me creen le preguntan a ella!)

Cuando nuestra masa ya nos está llamando a gritos pelados para que demos el próximo paso, espolvoreamos la mesa con harina y amasamos por última vez tratando ya de formar un cilindro que colocaremos en un molde de budín de unos 24 cm de largo que esté cubierto con papel manteca o enmantado y enharinado.

Dejamos leudar dos horas más o hasta que la masa duplicó su volumen.

Calentamos el horno a 250 grados.
Una vez que la masa está lista cortamos con un cuchillo muy filoso o mejor un bisturí a lo largo solo un poquito, unos 5 o 10 mm de profundidad para que el pan salga con una linda forma.

Ni bien metemos el pan el horno tiramos un chorro de agua en el piso del horno si no tenemos un horno especial con vapor y horneamos de esa forma durante 5 minutos. Pasados los 5 minutos bajamos la temperatura a 200 grados, abrimos rápido la puerta del horno para que salga el vapor que quedó  (uno o dos segundos solamente) y horneamos 45 minutos mas. 
Cuando pasa ese tiempo rociamos el pan con un poco de agua o lo pintamos rápidamente, el agua se evaporará en cuestión de segundos, no puede quedar mojado.
Sacamos del molde y dejamos enfriar sobre una rejilla.



Y colorín colorado, este cuento se ha terminado!

Mirá Ma, yo me lo como con la mermelada de mis Stachelbeere que vos me podaste... nooooo cierto que esa planta no sobrevivió, jajaja
Bueno ahora tenes la receta en mano, mañana mismo quiero ver tu pancito!

Besitos, espero que les guste.



Queridos amigos, si usted esta a dieta, o sufre de colesterol alto o problemas del azúcar, le recomiendo que ya mismo cierre los ojos y los invito a visitar los blogs amigos de cocina sana y equilibrada. Desgraciadamente por estos lados acabamos de bajar de las montañas frías y nevadas y el cuerpo sabio nos está pidiendo a gritos algo biiiiiiiiiiien dulce y asesino de culo perfectos y cinturas de revista.
Y para no perder el tiempo y comenzar a pensárselo dos veces si está bien comer la octava galleta o no, mejor me voy directo a la receta.

Ingredientes:

340 gr de Manteca, mantequilla temperatura ambiente
125 gr de Azúcar impalpable
1 Vainilla
390 de Harina común
1 pizca de Sal

400 gr de Dulce de leche

500 gr de Chocolate cobertura negro

Preparación:

Batir bien la manteca con las semillas de la vainilla, la sal y el azúcar hasta que la mezcla esté muy clarita y cremosa, agregar el harina y mezclar hasta formar una masa bien unida y suave.
Colocar en una bolsita plástica por una hora en la heladera.

Precalentar el horno a 180°

Esta masa es de esas complicadas que yo evito de hacer pero para lograr unas galletas suaves, crocantes, que se te desarmen en la boca, no me queda otra opción que volver a esta receta.
Como la masita es complicada, medio pegajosa y no queremos agregarle mas harina de la que lleva, pues la vamos a estirar entre dos papeles manteca, la dejaremos de unos 7 mm de espesor y la cortamos con un cortapasta redondo de unos 4 cm de diámetro, bueno, todo eso es opcional y cada uno lo hace como quiere pero yo las hice así.
Las colocamos en una placa cubierta con papel manteca y las llevamos de nuevo a la heladera por unos diez minutos. Hay que colocar las galletas con un poquito de distancia entre ellas ya que al contener tanta manteca se esparcen un poquito y lo que menos queremos es tener un pegote de galletas, no?
Antes de meter al horno las pinchamos un poco y horneamos por 13 a 15 minutos mas o menos.


Una vez que salen del horno quedan en la placa unos 10 minutos y recién se las pasa a la reja para que enfríen del todo, si las tocamos antes se van a partir, cuidado porfi!

Una vez frías les ponemos dulce de leche ( no los caramelitos de dulce de leche ya que esos al enfriarse hace un efecto chicle que se pega en los dientes y no es para nada lindo comer algo y estar luchando que se te despegue de nuestros preciosos dientecitos).


Y por último derretimos nuestro chocolate, de la forma que les resulte más cómoda, yo lo hice en dos etapas porque soy un poco lenta con el chocolate y no quería que se me enfriase mientras las estaba bañando.
De las galletas bañadas tengo pocas fotos, porque no pude terminar de bañarla que ya los deditos mas chiquitos de la casa las había preparado para llevárselas al jardín a compartirlas con sus amiguitos compañeros de juegos, apenas pude sacar dos fotos y malas, pido disculpas por ello!


Espero no tengan cargo de conciencia al comerlas, recuerden que la vida se pasa volando y hay que disfrutar de lo bueno mientras podemos!
Besitos



Bueno que se nota que tengo Blog renovado y eso me motiva a volver a escribir no es cierto?... y no solo tengo cara nueva también tengo libro nuevo porque es que me he pillado la gripe y para aliviar la fiebre y las molestias de la enfermedad mi chico me ha regalado un libro y como nosotros cuando estamos enfermitos normalmente horneamos para pasar el rato yo elegí estrenar mi libro y hacer estos deliciosos scones, espero que les gusten tanto como me gustaron a mí y lo mejor es que se hacen rapidísimo!

Ingredientes para los Scones:

350 gr de Harina
1/4 cdita de Sal
2 cditas de Polvo de hornear
3 cdas de Azúcar
85 gr de cubitos de Manteca fria 
Ralladura de Limón
1 cdita Esencia de Vainilla 
175 ml de Buttermilck (suero de leche)

Procedimiento:

Calentar el horno a 180°

En el baso de la licuadora o la procesadora poner todos los ingredientes menos la leche y procesar hasta que está todo bien integrado, quedará como una harina grumosa finita, agregar la leche y rápidamente formar una masa sin amasar, solo hasta que la leche se integre a la mezcla, va a quedar una masa muy rústica, así es perfecto. Estiramos la masa hasta que quede de 1 cm de espesor mas o menos y cortamos circulítos no muy grandes yo los hice de unos 5 cm ø , los ponemos en la placa sobre papel manteca, pintamos con un poquito de leche y espolvoreamos con un poquito de azúcar así después tienen una costrita brillosa y crujiente.


Horneamos 25 a 30 minutos mas o menos o hasta que estén apenas doraditos.


Y ahora viene la mermelada...


Que si me gustan los citrus? Que pregunta! Muero por ellos, tanto es así que ya tuve que pasar por la emergencia por culpa de comerme 13 mandarinas verdes!!!
Cuantas te comiste? - me preguntó el doctor... y yo con voz bien bajitas dije: yyyyyy... unas cuantitas!
Unas cuantitas no es un número, me dijo: Cuantas!?
yyyyy... unas más de 7...
Mas de 7? Cuantas chiquita!! Cuantas!
ok 13 y que!
Y que?! 
Y que?!
Que te las prohibo de por vida!!!
y les aseguro que jamás volví a verle la cara a ese médico!

A, que me fui de las ramas?, que estamos por hacer una mermelada?, perdón , me vino como un pequeño Déjà vu ... es que hoy casi me como medio frasco de mermelada (pero que conste que era chiquito!).

Ingredientes para la mermelada:

500 gr de Quinotos Bio 
400 gr de Azúcar
1 limón
100 ml de Agua
8 gr de Té Earl Grey

Preparación: 

Bueno para empezar lavamos bien la fruta con agua tibia a caliente, es justamente así que le saqué la foto y se ven tan brillosos. 
Le sacamos las impurezas y yo los corté a cada uno en 7 u 8 rebanadas para tener una mermelada que la pueda utilizar si quiero para una torta, no es necesario, se los puede cortar en 2 o 3 y está bien, eso lleva su tiempito, entre cortar todos en pedazos iguales , sacarles la semilla y limpiar sus puntas es una historia, diría una persona que yo conozco, "descular hormigas", pero si te gusta esta mermelada entonces vale la pena semejante operación!
Con la mitad del agua preparamos el té.
Las semillas las colocamos en una bolsita hecha de gaza que las necesitamos.
En una cacerola poner la fruta, el agua , el jugo del limón y el azúcar y cocinar, yo lo hice a fuego bastante alto porque como estaba entripada no tenía fuerzas para pasarme mucho rato en la cocina, la puse también en una cacerola bastante ancha para que el líquido evapore rápido y agilice el proceso de la cocción, con una cuchara de madera remover hasta que empieza a espesar bastante y la fruta a cristalizarce entonces agregamos el té, cuidado, aquí hay que bajar bastante el fuego porque de lo contrario la mermelada comenzará a saltar y puede llegar a quemar biiiiiiiiien feo, subimos el fuego y seguimos mezclando hasta que la mermelada esté a punto. 
Yo cociné mi fruta unos 20 a 25 minutos mas o menos y cuando terminé de hacerla, así en muy caliente la puse en frascos esterilizados para que me duren un poco y también para medirme un poco, si no soy capaz de comerla en un par de días yo sola.


A los scones les puse mermelada y crema ácida, me encanta esa combinación, pero solo con mermelada quedan perfectos también.

Antes de irme quería de nuevo decirte Mai que estoy muy feliz con la nueva cara que me pusiste, gracias linda, sos mi hada mágica, te quiero!

Y que qué tal está el libro?, bueno, a mi Andrea me encanta, tiene un estilo muy a lo suyo, me encanta que ella va con su loca historia y su marido, amigas y vecinos le aguantan la cabeza, se prenden en sus ideas y las festejan. He probado muchísimas de sus recetas y hasta ahora ninguna me ha fallado así que yo seguiré fiel a sus recetas, la única pena es que sus libros están en alemán, así que para los que lo entiendan les digo que están altamente recomendados.

Y ahora me despido que todavía me espera una canasta con sones y mermelada de quinotos...

Hola amigos, si ya sé que hace un montón que no tengo la dignidad de pasar ni a saludar pero es que el tiempo vuela y por más propósito de año nuevo no llego a sentarme a escribir o sacar fotos o probar algo nuevo porque como bien dice mi querida Mai uno siempre necesita volver a los bis y entre repeticiones, fiestas, galletas, mas galletas y muchas más galletas el tiempo se me fue en un abrir y cerrar de ojos y también están los ánimos que andan arrasando con mi moral, unos días super bien y de repente ver la parte fea de mucha gente y tener que lidiar con eso y tantas cosas más que aveces no me dan ganas ni de hacer un alfajor... pero hoy por fin me di el tiempo de probar algo nuevo porque esta mañana mi dulce Encarna me tentó colgando un videito de esos que si no te tientas es porque algo no te funciona y como yo caí en la trampa me puse manos a la obra y aquí está esta delicia.
Aclaro que he cambiado algunas cantidades porque me daba miedo primero que sea tan dulce que no lo pueda comer y segundo tan húmedo que nadie lo quiera tocar.
Aclaro también que está testado por una auténtica brasileña y aprobado en sabor y textura al 100 %.
Y ahora sin dar más vueltas vamos a la receta!


Para un molde de 24 cm ø
Horno 180°

Ingredientes:

1  Taza de Azúcar
100 gr de Manteca (matequilla) pomada
4 Huevos
200 ml de Leche de Coco
1 y 1/2 Taza de Harina común
1 cdita de Polvo de Hornear (tipo Royal)

150 ml de Leche de Coco
250 ml de Leche condensada
Coco rallado para espolvorear 

Preparación:

Batir la manteca con el azúcar y las yemas hasta que sea una crema, agregar los 200ml de leche de coco y volver a batir. Incorporar el harina y batir bien que no quede ningún grumo.
Batir las claras a punto nieve e incorporar a la mezcla anterior con movimientos envolventes , una vez bien integrada la mezcla añadir el polvo de hornear, integrarlo bien y verter todo en el molde previamente enmantado y enharinado, yo forré el piso del molde con papel manteca.
Horneamos a 180° durante 30 minutos mas o menos.
Una vez que la torta esté tibia decidimos si lo dejamos en el molde o lo cambiamos al plato de servirla pero sin separarla del anillo del molde ya que al bañarla se nos chorrearía por todas partes, yo la dejé en el molde directamente.
Mezclamos  los 150 ml de leche de Coco que nos quedan con la leche condensada.
Con un tenedor pinchamos bastante la torta y bañamos de a poco la torta, siempre de a poquito para que no se nos haga un mar en el centro y para darle tiempo a que absorba el líquido, una vez terminado este proceso espolvoreamos con coco rallado y ya está, una delicia para compartir con la gente que tanto uno quiere y endulzarnos el día!


Y ahora me despido y espero que esta vez sí que sea hasta prontito.
Gracias por estar ahí.
Besitos


Hola queridos amigos, ya esta llegando el otoño y mi manzano está que explota, no nos da el tiempo de comerlas a todas así que cada vez que podemos las transformamos, jugos; chips; tartas; tortas; muffins... si, hoy se vienen unos muffins ideales para el desayuno.

Ingredientes: 

3 Manzanas 
100 gr de Arándanos
185 gr de Manteca blanda
1/2 cdita de Canela si no lleva arándanos. Si lleva, mejor ralladura de limón.
150 gr de Azúcar
3 Huevos
150 gr de Harina común
1/2 cdita de Polvo de hornear
50 gr de Almendras trituradas 
80 ml de Leche
1 cda de azúcar para espolvorear 

Preparación:

Precalentar el horno a 175°

Batimos la manteca con el azúcar hasta blanquear, agregar uno a uno los huevos mientras seguimos batiendo.
Agregar la leche y la canela.
Tamizar el harina con el polvo de hornear y agregar las almendras trituradas, mezclar y agregar a lo anterior, batir hasta unir todo bien y ponemos también los arándanos con cuidado que no se desarmen.
Pelamos las manzanas y las cortamos lo más finito posible.
Colocar en el molde de muffins 12 papelitos y la masa y como diría mi chico, incrustamos las manzanas en la masa y espolvoreamos cada muffins con una cucharada de azúcar.
Horneamos por 35 minutos mas o menos, hasta que estén dorados y bien cocinados.

Bueno, espero les guste y para despedirme les dejo unas fotitos de los últimos pasitos que nos dimos aprovechando la visita de mi mami por estas partes.
Hasta pronto!


 Stein am Rhein un lugar de cuentos.



Mi Mami y yo





Y un pedacito de Zurich




Terminaron las vacaciones y yo contentita esperando el regreso de mis queridos vecinos de Croacia. Cada fin de verano vienen cargados con un canasto gigante de ciruelos dulces llenos de sol y con sabor a dolor de panza, te comes una y no se puede parar...

Esta tarta es típica de aquí, no está nada fácil aprender a pronunciar esta palabra, yo personalmente la aprendí en el momento oportuno; en un café donde la chica que servía no estaba dotada del don de la simpatía y yo leyendo un cartel a lo lejos y soltando todo el aire que había logrado tomar para poder pronunciar la palabra la pude decir a la perfección y con un volumen un tanto elevado para el oído humano " ZWETSCHGE", la pena que el resto de los clientes dieron una carcajada voluminosa y mi chico quedó helado! ( lo que yo no sabía es que se les dice ciruela a las personas bastante antipáticas ), pobre la camarera, creo que pensó que se lo decía de corazón a ella y al darse la vuelta con toda la furia del mundo y comenzar a encararme pude ver como mi héroe se levantaba a defender a su amada guerrera... les aseguro que no me quedaron ganas de andar practicando palabritas en público.

Ingredientes:

Para la masa:
200 gr de Harina común
1 pizca de Sal
75 gr de Manteca fría
1 cda sopera bien cargada de Azúcar
1 pizca de vainilla en polvo o esencia
5-6 cdas de Agua helada

Para el relleno:
3 cdas de Almendras trituradas (o cualquier otra nuez)
1 1/5  dl de Crema de leche líquida
2 o 3 cdas de Azúcar (yo sólo usé una)
1/2 cdita de Vainilla en polvo
1 pizca de Canela (yo le puse una pizca gordita)
2 huevos chiquitos
1 cdita de Maizena

 1 manojo bien grande de Ciruelas 

Preparación:

Enmantecar y enharinar una tartera de unos 32 cm ø.

Poner en un bols todos los ingredientes para la masa menos el agua, con los dedos ir uniendo la manteca con los secos hasta que se desmorona toda la manteca y quedan muchas pelotillas, agregar el agua helada y unir rápido formando una masa no muy trabajada, la ponemos en una bolsita plástica a descansar en la heladera.

Prender el horno a 200°.

Batir los huevos con la crema, las especias, el azúcar y la maizena.
Descarozar las ciruelas.
Estirar la masa bien finita, desparramar las almendras (esto no es para darle sabor, es solo para que cuando las ciruelas suelten el jugo la masa no lo absorba). Distribuir las ciruelas, aquí se las hace con las ciruelas panza para arriba, a mi personalmente no me gusta la apariencia final por eso yo hago que mis ciruelas duerman la siesta mientras se dan su baño de calor.
Una vez acomodadas toda la fruta, rociamos con el líquido con cuidado porque si lo hacemos a lo bruto las ciruelas comienzan a nadar y se nos desarma todo el trabajo de la acomodadita!!!

Horneamos 35 a 40 minutos aproximadamente y en la rendija mas baja del horno así logramos un piso crujiente.

Si les da tiempo una vez fuera del horno se la puede rociar con azúcar impalpable, pero si tienen un héroe salvavidas rondando la cocina, olvídense del último paso y de las fotos que tenían ganas de sacar.
Espero que la disfruten.
Besitos

Hola gente linda!
Que tal?, sin tiempo???
... yo también!...
Vieron que ahora uno nunca tiene tiempo para nada?
Entre llevar los chicos al cole, hacer deporte, ir a trabajar, practicar un hobby, cocinar, hacer la limpieza, buscar los chicos del cole, llevarlos al deporte, a música, a teatro a la escuela de idioma, mientras tanto quedar con los amigos, mantener el jardín, cosechar la siembra, transformarla, envasarla, hacer las etiquetas súper diseñadas, contestar los miles de mensajes de todos los grupos del WhatsApp, navegar entre el Pinterest, Facebook, la cagada del Twitter (que aunque la mitad no lo entiende lo mismo lo usa), contestar Mails, hacer la caminata diaria con tu chico, asistir a clases de cualquier cosa y así sucesivamente se va terminando el día, se carga la maquina de lavar la ropa así al próximo día extendemos, la de los platos, así al otro día la descargamos, vamos dando la cena a las mascotas así duermen felices, nos despedimos de todos mandando un millón mas de mensajes y al otro día vuelve la rueda!!!
... y cuando vamos a visitar la amiga que  esta recién operada y aburrida como un hongo?
... y cuando vamos a ver la amiga que acaba de tener la beba mas linda que hay?
... y en que momento la llamas a tu mami que esta mas sola y aburrida porque ya esta jubilada?
(nunca!)
El otro día navegando veo que a esto de la falta del tiempo le pusieron un nombre como síndrome de no se que carajo! ... y lo peor que toooooooodas las mujeres decían, yo sufro ese síndrome!, no entiendo, es que los hombres no lo sufren?... o es que simplemente no se quejan de ello? Porque yo veo que mi chico hace tanto o mas que yo, pero nunca lo veo que diga: "NO, NO TENGO TIEMPO"!!!
Será que nos quejamos porque solo tenemos la costumbre de hacerlo?
... que si hace frío, odio el invierno...
... que si está la primavera divina, tengo alergia...
.. que el verano?, nooooo, no aguanto el calor!!!...
... El otoño, ni me lo nombres, me deprime!
OOOOOOOOOOOOOHHHHHHH!!!!
Estoy re podrida de tanta queja, de tanto síndrome, de tanto NO TENGO TIEMPO!!!
Que el que le sobra el tiempo se deprime porque no sabe que inventar, que el que le falta porque no puede hacer todo lo que quiere... en fin, me voy a tranquilizar y dejar esta rapidísima receta para aquellas a las que les falta el tiempo pero que igual quieren lucirse como las diosas.


Ingredientes:

120 gr de Manteca
1 Huevo grande (o un huevo chico y una yema)
50 gr de Azúcar impalpable
50 gr de Azúcar común
1 Pizca de Sal
Ralladura de Naranja (solo un poquito)
50 gr de Almendras trituradas
200 gr de Harina
1/2 cdita de Polvo de hornear (levadura royal)

Mermelada de la que mas les guste (yo usé la de Zarzaparrilla que hice hace unos días, normalmente se usa de membrillo, pero nosotros No somos normales, a nosotros nos falta el tiempo!)

Preparación:

Batimos bien la manteca con el huevo, la ralladura de la naranja y los azúcares  hasta que esté todo bien integrado, agregamos la harina tamizada con la sal y el polvo de hornear y las almendras hasta que quede una masa uniforme y no muy trabajada.
La ponemos en papel film y a la heladera durante una hora por lo menos (yo, como no tengo tiempo, armo las masas a la mañana antes de ir al trabajo y a la tarde cuando vuelvo, hago las galletas).
Una vez pasada esa hora, precalentamos el horno a 190°.
Formamos bolitas del tamaño de una nuez y las apretamos con el dedo gordo formando una hendidura a la que llenaremos con mermelada de zarzaparrilla.
Horneamos durante unos 10 minutos hasta que quedan mas o menos doraditas.
Ni bien salen del horno y con la ayuda de una espátula la pasamos a la rejilla hasta que se enfrían.


Una vez frías, preparamos el termo, el mate, las galletas y nos vamos rapidito a la pileta... total que ya habrá tiempo de hacer el alto de tareas, por ahora la misión mas importante es disfrutar de estos días de sol... (por las dudas no se repitan, recuerden que vivimos en un país con demasiada agua y poco sol).

Me propongo no quejarme tanto y darme mas tiempo, mas tiempo para disfrutar las cosas que me gustan.

Que las disfruten!!!

Querida Agustina, voy a tratar de escribirte tal cual la receta como está en el recetario, espero que te ayude!

Ingredientes:
1 kg de Manzanas verdes
2 Cdas de Azúcar

Crocante:
100 gr de Manteca
30 gr de MAIZENA almidón de maíz
60 gr de Harina
150 gr de Azúcar

Una fuente tamaño mediano (me encantan estas descripciones!)
Temperatura de horno: Moderada! (yo no le hice caso, lo puse a 200° y que si MAIZENA se enoja, que se vaya a quejar a Magoya)


Preparación:

1. Pelá las manzanas y cortá tajadas bien finitas con el pelapapas. (yo ni loca, solo las corté bien finitas)

2. Colocalas en una fuente de horno enmantecada intercalando con el azúcar.


3. Colocá en un bol MAIZENA y la harina tamizadas con la manteca cortada en trozos. Mezcla con los dedos. Mantené las manos levantadas sobre el bol, así el aire pasa a través de la mezcla y la hace más ligera. Continuá hasta que la mezcla esté completamente deshecha y parezca una arenilla. Luego agregá el azúcar. (yo  puse todo junto, que tanta historia, no te parece?)


4. Cubrí las manzanas con este crocante y extendelo con un tenedor, pero no lo aplastes. Colocalo en el horno hasta que las manzanas se cocinen y se dore la superficie, aproximadamente 30 minutos.


5.Servilo tibio o frío con crema de leche.


Yo no me lo como con crema, mas bien con una bola de helado de vainilla. 
Querida Agustina, yo entre capa y capa de manzanas le espolvoree las dos cucharadas de azúcar y un poquito de canela.
Hice las fotos como los dibujitos que estaban en el recetario por las dudas no encuentres más el tuyo y quieras imprimir la receta.
Ya me contarás si lo hiciste y que tal te salió.
(yo hice el mío en tamaño mini porque estoy segura que nadie mas que yo lo va a terminar comiendo, así que por prevención, hice uno chico, pero elegí bien la fuente de horno.)

Te mando un beso grande y buen provecho!!!

Hola amigos, vuelve el ruibarbo a renacer y con ello nos saluda la primavera, que placer cada año poder deleitar ese sabor tan especial.
Muchos me preguntan: y que es el ruibarbo?
- El ruibarbo es una penca.


 Se ve como el apio.


O como la acelga.
Hay verde y rojo.


De sabor ácido, una mezcla de manzana verde y limón, claro que ese no es su verdadero sabor pero va en ese camino.
Es tan ácido que se acostumbra a mezclarlo con frutillas, pero solo también es soñado.
Y dudo que lo consigan en países cálidos, es de estas zonas, una planta de frío.


Bueno, ya está de tantas explicaciones y vamos a la receta.

Precalentamos el horno a 180°

Ingredientes:

150 gr de Manteca blanda
250 gr de Azúcar
2 Huevos
1 Limón
100 gr de Almendras trituradas
200 gr de Harina
1 cdita de Polvo de hornear
2 tallos gordos de Ruibarbo o 4 finitos
100 gr de frutillas
50 gr de Almendras fileteadas
2 cdas de Azúcar

Preparación:

Un molde de 20 cm ø

Batir bien la manteca con el azúcar, agregar la ralladura y el jugo del limón, batir tambien los huevos y de a poco incorporar las almendras y la harina previamente tamizada con el polvo de hornear.
Pelar el ruibarbo y cortarlo en cintas de 5mm de espesor.
Cortar las frutillas en láminas como tres láminas x frutilla.
Esparcir la mezcla en un molde previamente enmantecado y enharinado.
Hundir las tiras de ruibarbo y las fetas de frutillas.
Esparcir las almendras fileteadas y espolvorear el azúcar restante.

Hornear unos 40 min aproximadamente.


Una vez fría espolvorear con un poquito de azúcar impalpable.


Y se come... y se convida... y se curan las penas de ver un mundo tan cruel... y se saborea la vida... y se espera a la próxima receta!

Y no se comen las hojas.
Solo el tallo!
Besitos.

P.D. Pido perdón por las fotos, las hice con el teléfono porque no encuentro mi cámara!!!